6 ventajas de la metodología Scrum (Agile) para tu empresa

Mejora los desarrollos de proyectos de tu empresa con técnicas ágiles
metodología Scrum para empresas

6 ventajas de la metodología Scrum (Agile) para tu empresa

La metodología Scrum, asociada al desarrollo Agile, consisten en un conjunto de técnicas orientadas a crear proyectos en equipos multidisciplinares entre los que se reparten tareas (iteraciones o sprints) que deben ser desarrolladas en cortos espacios de tiempo.

 

Frente a la metodología tradicional, donde los proyectos se realizan por silos, con Scrum se trocea el proyecto en estas Iteraciones. De esta manera, hasta el proyecto más grande se convierte en asequible.

 

¿Qué es el Desarrollo Iterativo?

Básicamente significa segmentar un proyecto en bloques con el fin de desarrollar un producto sencillo pero funcional e ir mejorándolo poco a poco, como por capas. Se da por hecho que el producto o servicio que se ofrece va a cambiar, a evolucionar, mejorando constantemente.

 

Aunque fue ideada para dar respuesta a las complejas necesidades de desarrollo de software, hoy día se aplica en cualquier sector y empresa. Se trata de una manera de trabajar que puede ser instaurada tanto en pequeñas startups, como en grandes compañías internacionales con miles de trabajadores. Al fin y al cabo, se trata de formar pequeños equipos con gran capacidad de maniobra.

 

Las iteraciones deben durar entre 2 y 4 semanas, para que la productividad sea máxima en ese periodo de tiempo.

 

proceso de desarrollo de Scrum

 

Qué beneficios ofrece la metodología Scrum a las empresas:

 

1. Permite dimensionar mejor los proyectos

Mediante las Iteraciones o Sprints segmentamos el proyecto en pequeños bloques mucho más gestionables que si tratamos de abarcar un proyecto entero de principio a fin.

 

De esta manera podemos identificar fácilmente los objetivos cada etapa e incluso los posibles contratiempos con los que nos encontraremos en el camino.

 

2.  Fecha de entrega de proyecto realista

Cuando tratamos de ejecutar un gran proyecto, uno de los grandes errores es tratar de asumir una entrega demasiado ajustada. En un largo periodo de tiempo, hay mucho margen para que surjan imprevistos e incertidumbres que van retrasando la entrega.

 

Las iteraciones de la metodología Scrum, al segmentar el objetivo a entregar, consigue que los márgenes de error sean mucho menores. En consecuencia, las fechas de entrega finales se ajustan mucho más a lo planificado.

 

3. Rápido aprendizaje del equipo

El hecho de que las interaciones se completen en un breve espacio de tiempo, normalmente entre 2 semanas y un mes, y que estas sean independientes al resto, permite obtener un aprendizaje que pueda ser utilizado en los próximos sprints del proyecto.

 

Es decir, no hace falta acabar el proyecto para darse cuenta de los errores, sino que se va aprendiendo y corrigiendo según se desarrolla el propio proyecto.

 

4. Feedbacks rápidos y precisos

La metodología Scrum propone reuniones rápidas diarias donde el equipo se junta y expone de manera individual 3 factores:

 

  • qué se ha hecho desde la última reunión
  • qué se va a hacer hoy
  • los impedimentos que hay para realizarlo.

 

Estas reuniones permiten conocer a todo el equipo la situación del proyecto en todas sus facetas y proponer rápidamente soluciones a los posibles contratiempos. Soluciones que por otro lado, se implementan de manera inmediata. así, el tiempo de reacción ante errores o incidencias se reduce de manera muy significativa.

 

5. Obtención de un producto mínimo viable (MVP)

Lograr un MVP tiene como ventajas que no es necesario tener el producto o servicio completamente acabado para ponerlo en marcha. Es lo suficientemente bueno y ofrece las garantías necesarias para lanzarlo al mercado. Pero dista de ser perfecto, ya que ese no es el objetivo principal.

 

Será el propio mercado el encargado de testarlo y ofrecer feedback, permitiendo sacar actualizaciones rápidamente ceñidas a necesidades específicas y reales del público objetivo.

 

6. Autonomía y responsabilidad

Además, con las metodologías Agile se implica a todas las partes de un proyecto: colaboradores, compañeros, cliente, proveedores… se trata por tanto de una metodología que fomenta la responsabilidad dentro del equipo y proporciona un alto nivel de autonomía.

 

Un factor que a nivel individual beneficia a los profesionales proporcionándoles confianza y crecimiento personal y profesional.

 

Estos son algunos de los principales beneficios de la Metodología Scrum. Puedes aprender mucho más sobre ella aquí. Si conoces más ventajas, no dudes en compartirlas con nosotros en los comentarios.

No hay comentarios

Comentar Post

Comentar
Nombre
Email
Website