Cómo diseñar una newsletter que cumpla todos tus objetivos

Edt Eventos > Comunicación  > Cómo diseñar una newsletter que cumpla todos tus objetivos
shutterstock_529706434

Cómo diseñar una newsletter que cumpla todos tus objetivos

El emailing es una de las herramientas más directas y eficaces del marketing online. Las newsletter son grandes instrumentos mediante los cuales mantener una comunicación directa y personalizada con los diferentes targets de tu empresa.

Es por ello que una de las preguntas más recurrentes que nos suelen hacer como empresa de comunicación y marketing es: ¿Cómo diseñar una newsletter efectiva que cumpla mis objetivos?

Bien, no existe una norma universal ni un camino marcado que asegure que tu envío cumplirá al 100% con tus expectativas. Lo que sí existe es un conjunto de normas que hará que la maniobra de email marketing que emprendas sea lo más efectiva posible. Factores como el contenido, frecuencia y hora de envío o el asunto influyen muchísimo a la hora de conseguir resultados en tu email marketing. Para profundizar en estos puntos puedes leer nuestro artículo ‘Cómo mejorar la experiencia del asistente al evento a través de email marketing’, un texto en el que podrás encontrar numerosos consejos y herramientas para aplicar a tus envíos.

En la publicación de hoy queremos centrarnos en otro factor determinante a la hora de elaborar tu newsletter: el diseño.
Es posible que creas que necesitas altas nociones de diseño para poder elaborar una campaña de email marketing atractiva y funcional, pero no es necesariamente cierto. Actualmente existen numerosas plataformas online que te permiten crear tu campaña de forma fácil, obteniendo, además, un resultado altamente satisfactorio. Si, además, tus creaciones pasan por un departamento de diseño especializado que dé el visto bueno antes de enviarlas ¡no podrás fallar!

Cómo diseñar una newsletter efectiva

 

Antes de sentarte a diseñar tu newsletter debes tener claro un punto importante: ¿a quién te estás dirigiendo? ¿Con qué objetivo?
Tu empresa puede contar con una amplia base de datos, pero debes segmentarla y personalizar cada envío que realices. Si tus emails son un “contenedor” en el que vuelcas todas tus novedades/productos y que envías a una lista interminable de personas, posiblemente el resultado sea mayor en número de bajas que en número de compras.

Para evitar esto, divide a tu audiencia en función de características como la edad, sexo, intereses, comportamientos y perfiles. De esta manera, tus envíos se amoldarán a los distintos perfiles que manejes en la base de datos y los usuarios estarán realmente interesados en la información que reciben de tu parte.

Una vez solucionado este aspecto ¿cómo continuamos?

1. Elige la temática de tu newsletter y fija un diseño acorde
¿De qué tema vas a hablar a tu audiencia? Para llamar y centrar la atención de tus suscriptores lo ideal es que centres un tema concreto y todo tu diseño se desarrolle en torno a esa idea. Si, por el contrario, introduces en tu diseño temáticas diferentes podrías dispersar a los lectores y, además, mezclar estilos y no lograr un resultado coherente. Imagina que en tu email hablaras de deportes y restauración: son dos temáticas muy diferentes y puede no ser la mejor combinación.
Por tanto, debes centrar el contenido de tu email en una temática concreta y, a partir de ahí, desarrollarla con coherencia semántica, temática y visual.

2. Estructura correctamente la información
El contenido de tu newsletter debe tener un sentido visual y literario. Debes tener claros los contenidos que vas a mostrar a los lectores y estructurarlos de forma correcta.
Además, visualmente tu newsletter debe constar de tres partes: encabezado, cuerpo y pie. Esta estructura debe mantenerse en cada envío para lograr una identidad visual de tu marca a ojos del cliente: quien reciba este envío debe poder saber de quién viene sin ver la dirección de correo.

  • Encabezado: generalmente incluye la imagen de la marca que realiza el envío: logotipo, tipografía y otros elementos que la distinguen fácilmente. Además, en esta parte debes incluir el título de tu envío, unas pocas palabras que resuman qué van a conseguir los suscriptores si continúan leyendo.
    Un pequeño detalle a tener en cuenta en el encabezado es el tamaño: no diseñes esta parte demasiado larga, los usuarios tendrían que hacer scroll para poder leer el contenido, por lo que la atención de muchos de ellos se dispersaría.
  • Cuerpo: es la parte que contendrá la información escrita y las imágenes en torno al mensaje que queremos transmitir. El cuerpo constituye uno de los grandes retos a la hora de diseñar una newsletter, si no consigues un resultado atractivo tu subscriptor pasará de largo. Aquí os dejamos algunos tips que os ayudarán a diseñar el cuerpo de vuestro mail:
    – Introduce el texto justo, resume al máximo lo que quieras contar. Si el cuerpo de tu mail está plagado de letras será demasiado denso a primera vista y muchos de los usuarios no se aventurarán a leer. Para poder adjuntar toda la información puedes utilizar el clásico botón de ‘Leer más’ enlazado a un apartado de tu web en el que alojes todo el contenido.
    – Utiliza imágenes atractivas que acompañen e ilustren los textos para hacer la lectura más amena. Además, ten en cuenta que las diferentes imágenes que introduzcas en el cuerpo deben seguir una gama cromática armoniosa para lograr un efecto de “todo” en la newsletter.
    – Utiliza negrita para resaltar las palabras o frases que más te interesen. De esa forma, los usuarios que echen un vistazo a tu envío fijarán su vista en la información que quieres transmitir.
    – Elige una tipografía que se adapte al formato. Ten en cuenta que leer en una pantalla es más complejo que leer en papel. La tipografía que utilices debe ser muy legible para facilitar la tarea a los usuarios.
    – Jerarquiza los contenidos correctamente. Tu misión es clara: enganchar al usuario con la cabecera para que pase a leer el cuerpo. Una vez ahí, algunos usuarios completarán la lectura y otros se irán retirando a diferentes alturas. Por ello, debes colocar la información más importante en la parte superior para lograr que llegue a la mayor cantidad de lectores posible.
  • Pie del email: en esta parte debes incluir toda la información corporativa: dirección, email de contacto, teléfono, redes sociales, etc… Si algún usuario está interesado o tiene alguna duda acerca de tus productos o servicios debe tener todos estos datos para contactar contigo. Además, en esta parte también debes incluir por ley una opción para que los usuarios puedan darse de baja o modificar sus datos. En este artículo puedes consultar las últimas modificaciones del Reglamento General de Protección de Datos.

3. Personaliza tu newsletter
Que tu newsletter sea única es fundamental en cualquier campaña de email marketing que emprendas. Debes tener en cuenta que los usuarios dedican un tiempo fugaz a decidir si continúan leyendo un email o no. Si en un primer vistazo tu correo les parece spam cerrarán inmediatamente el envío e, incluso, se darán de baja de la base de datos. Como comentábamos más arriba, toda persona que abra tu newsletter debe tener claro quién y para qué le está escribiendo.
Además, de esta forma no solo conseguirás ventas o visitas, también lograrás, con el tiempo, fidelizar a tus clientes, acercarte a ellos y humanizar tu marca.

Otro punto importante que supone un gran plus en tu envío es la personalización del email de cara al destinatario. En lugar de saludar con un “Estimado cliente” puedes monitorizar tus envíos para que cada email lleve el nombre de la persona que va a recibirlo.

Teniendo en cuenta todos estos detalles, diseña tu newsletter y lánzala. A partir de aquí comenzará un proceso de ensayo-acierto-error en el que puedes introducir más elementos, eliminarlos, personalizar y retocar tus envíos. Una buena forma de comprobar qué tipo de newsletter funcionan mejor y qué estilo gusta más a tus suscriptores es realizar el A/B Test. El método consiste en diseñar dos versiones de un mismo envío, mandar una a la mitad de tu audiencia y otra a la segunda mitad. De esta forma puedes comprobar qué colores, tipografías y formatos funcionan mejor para acercarte cada vez más a tus objetivos.

Esperamos que este artículo te ayude a mejorar tu estrategia de email marketing. Y recuerda que siempre puedes contar con nuestro departamento de Comunicación ¡estarán encantados de ayudarte! Puedes ponerte en contacto con ellos aquí.

No hay comentarios

Comentar Post

Comentar
Nombre
Email
Website