La Cultura empresarial y cómo fortalecerla en los eventos

La cultura de empresa en los eventos

La Cultura empresarial y cómo fortalecerla en los eventos

Cuando la competencia es feroz, cuando necesitas marcar una diferencia profunda con los demás a partir de un producto muy similar, es más necesario que nunca tener una cultura empresarial potente, fuerte y rica en matices.

Porque la diferencia real y perceptible desde el entorno debe nacer del interior. Y no hablamos solo de los procesos de la organización. Tiene que venir de lo más profundo de cada empleado. Y para ello, todos han de estar plenamente convencidos y alineados en lo que hacen y por qué.

¡Arrancamos!

¡Con el 1! Qué es la cultura empresarial

¡Con el 2! Ventajas de contar con una cultura empresarial

¡Con el 3! Tipos de cultura de empresas

¡Con el 4! Cómo fomentar la cultura empresarial en un evento


1. Qué es la cultura empresarial y porqué es importante

La cultura empresarial,  organizacional o de empresa es el conjunto de valores en los que una determinada compañía se apoya para desarrollar su oficio.

En otras palabras: más allá de lo que hace la empresa es cómo lo hace y por qué lo hace, las razones que hay detrás de cada hora de trabajo, del día a día.

Compañías como Apple, Google o más recientemente Netflix, por nombrar algunas de las grandes, han venido innovando y rompiendo los estándares en los últimos 20 años. Sí, venden un producto o servicio, pero detrás hay una razón, una voluntad de cambio.

2. Cuáles son las ventajas de contar con cultura de empresa

Mensaje interno

En una compañía con una cultura empresarial definida, todos los empleados saben por qué y para qué están ahí. Tienen clara sus funciones y los objetivos últimos de la empresa. Esta claridad permite optimizar la productividad de cada equipo y de cada individuo, promueve la autoresponsabilidad y facilita que todos remen en la misma dirección.

Además, se evitarán sorpresas de cara a la contratación de empleados. Los aspirantes, al hacer la entrevista de trabajo, ya saben qué esperar de esa empresa, y si no coincide con su objetivo, tanto empresa como aspirantes sabrán que ese viaje no deben hacerlo juntos.

Si no tenemos una cultura de empresa, los empleados pueden desmotivarse en poco tiempo al ver que la dirección de la compañía no es la misma que la suya, o que cada uno lucha por sus propios intereses.

Mensaje al cliente

El valor de empresa no es algo solo interno. Es algo que se puede vender, aunque para ello hay que sertransparente. No vale ir de una cosa y después hacer otra suponiendo que el cliente no se enterará.

Motivación de equipo

El hecho de saber que todos reman en la misma dirección crea dinámicas muy positivas de equipo que mejora la productividad y, en consecuencia, los resultados.

3. Tipos de cultura de empresas

La principal clasificación se hace en función de la intensidad y presencia dentro de la empresa. De acuerdo a esta clasificación, encontramos 2 tipos de culturas:

  • Fuerte: los empleados tienen muy presente la cultura de la organización, y son parte activa a la hora de ponerla en práctica y de protegerla.
  • Débil: no existe una plan definido para la cultura, los valores son difusos y los empleado o no son conscientes o no los tienen en cuenta.

Después, existe una gran variedad de clasificaciones. Una de las más extendidas es la del autor Roger Harrison, que clasifica las culturas según los objetivos que tienen las empresas. Distingue entre:

  • Cultura del poder: busca un dominio centralizado y el control férreo de los procesos. La jerarquía es totalmente vertical.
  • Cultura de normas: en este caso prevalecen los procedimientos únicos, una única manera de hacer las cosas.
  • Cultura de resultados: prima la consecución de un resultado sobre todas las cosas. 
  • Cultura de las personas: busca el bienestar y la realización de sus empleados. Una estrategia que redunda en una mayor eficacia.

Según la visión, misión y valores de la empresa la cultura se enmarcará de manera natural en uno de estos 4 tipos.

4. Cómo potenciar la cultura empresarial con un evento

Obviamente el primer paso es tener claro la misión, visión y valores en los que se apalanca la empresa para lograr los objetivos. Si ya los tenemos claros, podemos empezar a diseñar experiencias y dinámicas acordes a los mismos:

Teambuilding

No se trata simplemente a hacer una dinámica de equipo. Hay muchos tipos de dinámicas de grupo con objetivos muy diferentes, por lo que primero debemos saber qué tipo de equipo queremos contruir.

No es lo mismo un equipo donde todos tienen más o menos el mismo perfil, que un equipo con roles separados y específicos (especialistas). ¿Todos son líderes en determinados momentos o solo hay un líder por donde ha de pasar todo?

Transparencia

Aclaremos aquellas situaciones que generan dudas e inseguridad. Hay que promover la participación para que la información fluya y así alinear y perfeccionar actitudes. Saber qué se puede y qué no se puede hacer, ayuda a establecer límites o a derribarlos.

Tecnología e innovación

Si la tecnología y la innovación son parte de los valores de la empresa, estas deben estar presentes en el evento. Puede ser en el control de entrada, en las dinámicas de las ponencias mediante apps o en la escenografía.

Jerarquías

¿Buscamos el respeto de la jerarquía vertical o se quiere evolucionar hacia una jerarquía horizontal? Las dinámicas deben fomentar y reflejar esa estructura.

Tono

Las escenografía, los ponentes, el dress code… cada detalle cuenta para definir el tono del evento. Y este es un reflejo de las ideas que subyacen en la cultura empresarial.

 

Estas son solo algunas ideas con las que puedes potenciar la cultura organizacional de tu compañía. Si conoces otras, no dudes en compartirlas con la comunidad de EDT

No hay comentarios

Comentar Post

Comentar
Nombre
Email
Website