Pautas prácticas y sencillas para tener un negocio más sostenible

Edt Eventos > Comunicación  > Pautas prácticas y sencillas para tener un negocio más sostenible
empresa-sostenible

Pautas prácticas y sencillas para tener un negocio más sostenible

Cada vez es mayor el número de empresas que buscan la implementación de algunas prácticas de sostenibilidad en ellas. Y es que asentar una estrategia sostenible permite poder plantear objetivos y soluciones que repercuten directamente en el ámbito social, económico y medioambiental.

Las heridas que dejamos en el planeta Tierra son cada vez mayores, profundas e irreparables: acabamos con los recursos naturales, sometemos especies salvajes, calentamos la temperatura del planeta… Sin embargo, en las últimas décadas nos hemos vuelto más conscientes, modificando y mejorando nuestra conducta en pos de equilibrar nuestra existencia y la del planeta.

Así, para ayudarte a orientar tu compañía en una línea más sostenible, a continuación te proporcionamos 10 pautas prácticas y sencillas para llevar a cabo en tu oficina. 

  1. Recicla, recicla y recicla

Si en tu empresa ya dispones de un sistema de reciclaje no lo puedes tener más fácil: basta con que lo uses de manera correcta y rigurosa. Si por el contrario aún no está establecido, anímate y proponlo, e impulsa a tus compañeros a adoptar un talante responsable frente a este tema.

  1. Di no al papel

El papel es un material utilizado por todas las empresas, en mayor o menor medida, y cuyo uso provoca uno de los principales problemas medioambientales: la deforestación. Además, el almacenamiento de todos los documentos impresos ocupa un gran espacio. Puedes empezar reduciendo el uso del papel, y aumentar el uso de sistemas de intercambio de archivos mediante vías digitales.

  1. Imprime con consciencia ambiental

En ocasiones no es posible prescindir del papel. En relación con el punto anterior y si es tu caso, haz un uso responsable y con consciencia ambiental. Imprime solo lo que sea estrictamente necesario y relevante, y sustituye los folios normales por los reciclados.

  1. Se acabaron las capsulas de café

Según cálculos del principal fabricante británico de envases, en el mundo se tiran, por minuto, unas 13.500 cápsulas de café, cuyos componentes son el aluminio y el plástico. Si esta característica ya es un inconveniente, a ella se le suma que no solemos reciclarlas, y si lo hacemos, lo hacemos mal. ¿Por qué? Pues porque al no ser consideradas envases, deberían depositarse en puntos de recogida especiales. Continúan existiendo las cafeteras tradicionales como alternativa sostenible…

  1. Colaborando con acciones sociales

Si es frecuente colaborar con ONGs humanitarias, ¿por qué no hacerlo con aquellas que trabajan y promueven acciones con un beneficio socioambiental?

  1. No a las botellas de agua de plástico

Se calcula que, de media, una botella de plástico tarda unos 500 años en desintegrarse, aunque si está enterrada… El proceso de descomposición se prolonga aún más. Mientras 5 generaciones nacen y mueren, una única botella de plástico permanece viva. Evitemos su uso, y reemplacémoslas por botellas de vidrio reutilizables.

  1. Adiós vasos desechables

La mayoría de los vasos de este formato suelen estar fabricados con materiales enemigos del medio ambiente. ¿Una alternativa eficaz y sencilla? Su sustitución por una taza o vaso de cristal.

  1. ¡Apaga las luces!

Puede parecer obvio, pero no lo es. Si esto te ocurre en tu propia casa… Imagina en una empresa con muchos trabajadores. Cuida el apagar las luces al salir de las salas de reuniones, y estate atento a posibles descuidos de los demás compañeros. Otro plus consiste en desenchufar los ordenadores y routers durante la noche, o cuando vayan a dejar de ser utilizados durante varias horas.

  1. Ojo con la temperatura

La solución más común para ajustar la temperatura tanto en verano como en invierno es el uso de la calefacción y el aire acondicionado, que constituyen uno de los mayores gastos en la factura de electricidad. Además, estos últimos contribuyen al calentamiento global: cuanto más los ponemos, más calor hace. Y más refrigeración necesitamos.

  1. Siempre abiertos a nuevas propuestas

Un ambiente de diálogo es clave para una mejor calidad de vida en el trabajo. Siempre hay nuevas propuestas e ideas que pueden mejorar las situaciones actuales: la búsqueda de soluciones comunes da muy buenos resultados. ¡Establece una urna de sugerencias medioambientales!

Sea cual sea tu sector, evolucionar hacia un modelo de empresa más sostenible te ayudará, y nos ayudará a todos: al planeta, a tus facturas y a tu reputación de marca.

¿Y tú? ¿Sabes de alguna otra medida sostenible sencilla? Si tienes en mente alguna otra propuesta, déjala en los comentarios.

No hay comentarios

Comentar Post

Comentar
Nombre
Email
Website