La publicidad como herramienta de defensa de causas sociales

Edt Eventos > Comunicación  > La publicidad como herramienta de defensa de causas sociales
shutterstock_282566855

La publicidad como herramienta de defensa de causas sociales

La publicidad es el conjunto de estrategias con las que una empresa da a conocer sus productos a la sociedad. Desde sus orígenes, el concepto de publicidad ha ido evolucionando y adaptándose a los cambios que ha experimentado la sociedad.

Así, la publicidad ha pasado de difundirse en los almanaques a los periódicos, a la televisión y a Internet, donde surge el concepto de publicidad de masas. Actualmente, el marketing online se ha convertido en una herramienta que logra que los mensajes que transmite lleguen de forma rápida y sencilla a gran cantidad de usuarios.

Así, en una sociedad cada vez más informada de lo que sucede a su alrededor y concienciada con diferentes causas, las grandes marcas suelen tener detrás una estrategia social corporativa que capte la atención de sus consumidores y respalde su imagen ante sus clientes. De aquí surge el concepto de publicidad con causa, es decir, aquella publicidad que persigue fines sociales: concienciación, apoyo económico a un grupo social o asociación, etc.

De esta forma, las grandes marcas ya han comenzado a identificar y trabajar con valores como la solidaridad, la diversidad, la tolerancia o el respeto, contribuyendo así al progreso social.

“Publicidad con causa”

 

A día de hoy, las marcas son conscientes que, gracias a la utilización de medios sociales como la televisión o la prensa, sus mensajes llegan a un público masivo. Así, el contenido de la publicidad es capaz de condicionar, de cierta manera, la realidad, favoreciendo el tipo de sociedad que ellos construyen. Es así como las marcas crean afán consumista, pero también así pueden ayudar a mejorar el mundo. Y ahí entra en juego la publicidad con causa.
El concepto de publicidad con causa se define como aquella publicidad que persigue fines sociales, ya sea en defensa de una causa o a modo de concienciación sobre una problemática social. Dentro de este concepto podemos encontrar dos tipologías:

  • Publicidad con fines sociales y económicos: con ello nos referimos a aquella publicidad cuyo fin es la venta de un producto o servicio, pero en la que parte de los beneficios que esa venta genere se destinará a una causa social determinada.
    Un ejemplo de este tipo de publicidad podrían ser las campañas de la marca Ausonia. Por la venta de cada uno de sus artículos de higiene íntima, esta marca destina una cantidad determinada a la Asociación Española Contra el Cancer, concretamente a la investigación y la lucha contra el cáncer de mama.

 

ausonia

 

  • Fines únicamente sociales: se trata de aquella publicidad cuya finalidad única es la de mejorar los hábitos de los consumidores, advertir de los peligros de algún fenómeno, denunciar o apoyar una injusticia o una causa social, conseguir una sociedad más sana, justa o democrática, etc…
    Un buen ejemplo de este tipo de publicidad es la que la marca Colgate publicó en 2015 con el objetivo de sensibilizar a la población sobre el gasto innecesario de agua. La marca publicó unas impactantes imágenes en las que aparecían niños residentes en zonas en las que este recurso escasea, dirigiéndose al público con la frase: “Con lo que tú gastas en dos minutos ella puede vivir dos días”.

108255-SINKGIRL-Colgate-880-576b2a8a57-1484636050

Este giro en los usos publicitarios convencionales, sin duda, constituye una gran ayuda para la sociedad. Hoy en día, las causas sociales ya no solo las apoyan las organizaciones sin ánimo de lucro sino también las grandes marcas. Son muchas las que ya se han identificado con una causa concreta e, incluso, cuentan con una fundación dedicada en exclusiva a ella. Atresmedia y ‘Ponle Freno’ por la lucha contra los accidentes en carretera, Durex con las enfermedades de transmisión sexual, La Caixa con ‘Obra Social La Caixa’ por la integración de personas con escasas oportunidades, Fairy por el ahorro de agua y un largo etcétera.

Además, actualmente la publicidad cuenta con más canales de comunicación que se alejan de los clásicos. Internet ha supuesto la apertura de un gran abanico de posibilidades y ha aumentado aún más los impactos que logran los mensajes que generan las marcas. En este sentido, las redes sociales constituyen una herramienta de difusión óptima para la publicidad con causa. Las redes permiten fraccionar a los usuarios de forma muy personal y muy segura. Así, las marcas pueden segmentar a su audiencia según su sexo, edad, ubicación y, lo más interesante, por sus intereses. A la hora de difundir sus mensajes y promocionarlos en redes sociales, las empresas y sus agencias pueden definir exactamente el tipo de usuario al que quieren que llegue su publicidad. Si tuviéramos, por ejemplo, el el anuncio de Ausonia y la AECC, podríamos segmentar a la audiencia de modo que el mensaje llegue mayoritariamente a mujeres en la edad adulta que tengan interés por la medicina, la oncología, las asociaciones, causas benéficas, cáncer, etc.
De esta forma, lo que logramos es que ese mensaje no solo llegue a la cantidad de usuarios que queremos, también que alcance a los perfiles que más interesados pueden estar en el tema, logrando un mayor impacto.

Además, esta tendencia ha recibido una gran acogida por parte de los consumidores en los últimos años. La segunda edición del estudio ‘Marcas con Valores®: El poder del consumidor-ciudadano’, presentado por la agencia de marketing 21gramos en 2017, desvela que el 80% de los españoles compra en función a otros valores más allá de la calidad o el precio. Además, el estudio también afirma que un 58% de los encuestados estaría dispuesto a pagar más por un producto elaborado por una marca con comportamientos éticos.

Bien es cierto que los valores solidarios que las marcas exponen tienen, en mayor o menor medida, un interés económico detrás. Ya sea para vender más artículos y realizar una donación o para construir imagen que ayude de cara a que los clientes tengan un posicionamiento mental favorable hacia la marca.

Sin embargo, ese reto que está asumiendo la publicidad desvelando realidades sociales, poniendo de manifiesto causas y consecuencias, transmitiendo las razones por las que hay que abordarlas y poniendo sobre la mesa las propuestas necesarias para el cambio, convierten a la publicidad en un arma muy poderosa para luchar contra los problemas y las injusticias que muchas personas viven en su día a día.

De una forma u otra, la publicidad actualmente está aportando su pequeño gran grano de arena para hacer del mundo un sitio mejor. 

Por nuestra parte, en EDT nos esforzamos cada día para crear eventos sostenibles y por apoyar toda causa social que cae en nuestras manos. Poco a poco tratamos de construir algo grande.

No hay comentarios

Comentar Post

Comentar
Nombre
Email
Website